Zapatillas de Puntas, ¿cómo sé que estoy lista para ellas?

Estos días se me hace muy importante tener mucha información a mano sobre cosas que nos harán la vida más fácil en el futuro para nuestras compras y para nuestra carrera en gerenal en el mundo de la danza.

Hoy te queremos compartir algunos conocimientos básicos sobre las zapatillas de puntas y cómo saber que ya estás lista para ellas.

Las zapatillas de puntas son un artículo que no puede faltar en tu bolsa de baile y que te pueden ayudar a lucir espectacular como te pueden llevar a lesiones obviamente no planificadas por distintas causas.

Lo más importante que debemos saber, es que necesitas tener 10 años o más para dar ese primer paso de buscar tus zapatillas de puntas, esto acompañado de la necesidad de tener una preparación especial en ballet clásico y preparación física guiada por tu maestra de danza, para que tengas el cuerpo preparado para esta nueva experiencia.

Una vez cumples con ese requerimiento, toca empezar a buscar la zapatilla ideal. Esta zapatilla puede que la encuentres muy pronto o te puede demorar algunos años de prueba y error encontrar la que en realidad te hace sentir muy cómoda a la hora de bailar. Ojo, lo decimos en femenino, sin embargo, sabemos que hay hombres que les gusta incorporar trabajo de puntas para poder fortalecer aun más su técnica, así que si este es tu caso, estas recomendaciones, ¡también son para tí!

Tu tipo de pie, dedos, forma de tus piernas y forma de arcos y empeines serán los determinantes para empezar a buscar tu punta ideal y hay cientos de combinaciones y opciones para cada cada persona. También tomamos en cuenta el gusto de cada una, si te gusta sentir los pies firmes o prefieres algo más relajado para verte más ágil a la hora de bailar y vamos haciendo un cuadro de preferencias para cada bailarina.

Otro determinante será en qué nivel de ballet vas, por ejemplo las bailarinas principiantes necesitan un tipo de puntas y las bailarinas avanzadas otro tipo distinto. Usualmente, los maestros recomiendan que tu primera punta sea suave para que te pares fácil o dura para que dure mucho más. Sin embargo, la experiencia nos ha demostrado que lo ideal es que la zapatilla sea especial PARA TI, si es dura o suave va a depender de cómo tu te sientes a la hora de pararte en ellas y de si puedes estirar las rodillas al hacerlo.

Por último siempre debes recordar que el uso de puntas es un mundo nuevo e implica mucho trabajo y dedicación poder dominarlas. No esperes que a la primera vez que las usas ya estés haciendo cientos de rutinas, sino que todo es un proceso y tu maestro te ayudará para ir subiendo peldaño a peldaño para llegar a ser fuerte suficiente para hacer de todo con tus puntas. 

En próximos blogs vamos a detallar qué tipo de zapatilla es para cada quien y como proteger tus dedos, ejercicios de fuerza para tobillos y mucho más para que tu trabajo con ellas sea cada vez mejor.

 

 

 



Publicación más antigua Publicación más reciente


  • UmFZeWJQvYBpMEL en

    zIXkSPfpctigmUF

  • wjrNYogF en

    CSRUFmkalNIXD


Dejar un comentario